Primera infancia Comfama: nuestros jardines infantiles en convenio

Primera infancia Comfama: nuestros jardines infantiles en convenio
Te demoras 0 minutos leyendo esta noticia

La Educación Inicial como proceso pedagógico intencionado, propone generar oportunidades, situaciones y ambientes para que los niños y niñas en cualquier momento de su desarrollo, sean capaz de afrontar trayectorias educativas y tránsitos propios de la realidad en la que viven.

 ¿Dónde están y qué vivimos en los jardines infantiles?

En los jardines infantiles en alianza con las administraciones locales, se posibilitan interacciones cálidas que le permiten descubrir el mundo” “Forjar vínculos afectivos seguros, incorporar rutinas y comunicar sus necesidades lo que permite participar de experiencias y establecer relaciones armoniosas con sus pares y el entorno inmediato a través de las diferentes formas del lenguaje.

Comfama, en el acto de educar tiene presente el bienestar integral de las personas, educa para la expansión de la consciencia, fomenta el cuidado de la mente, el cuerpo y el alma, desde la perspectiva personal y social a través de programas en el marco de la sostenibilidad, la consciencia planetaria y la civilidad como fundamento de la convivencia.

Los jardines infantiles Comfama, en convenio con el programa Buen Comienzo, son espacios en los cuales generamos las condiciones adecuadas para que los niños y niñas puedan desarrollar todas sus potencialidades como personas activas, creativas y críticas. Se posibilitan interacciones cálidas que permiten a los niños descubrir el mundo” “Forjar vínculos afectivos seguros, incorporar rutinas y comunicar sus necesidades lo que permite participar de experiencias y establecer relaciones armoniosas con sus pares y el entorno inmediato a través de las diferentes formas del lenguaje.

En esa medida cada acción que realizamos al interior y exterior de los jardines nos permite fortalecer los diferentes actores sociales, familiares e institucionales que diariamente se ocupan de la realidad de nuestros niños.

Partiendo de nuestro propósito organizacional Consolidar y expandir una clase media trabajadora antioqueña consciente, libre, productiva y feliz. El cual lograremos mediante servicios que promueven el aprendizaje, el cuidado, el hábitat, la recreación y los viajes, la cultura, el empleo, el emprendimiento y los servicios financieros. Comfama realiza alianzas que obedecen a un proceso de fortalecimiento institucional a partir de estrategias de transferencia técnica, cooperación, de inversión y/o aporte económico, y en su propósito para la gestión de posibilitar condiciones de calidad en la modalidad de educación inicial, se vincula a los Jardines Infantiles en convenio con la Alcaldía de Medellín desde el programa Buen Comienzo y hace presencia en los territorios de:

Comuna 13: en el barrio San Javier tenemos un total de 300 niños que hacen parte del programa.

Comuna 5: en el barrio Castilla tenemos un total de 320 niños que hacen parte del programa.

Comuna 60: en el barrio La Aurora tenemos un total de 320 niños que hacen parte del programa, y en el barrio Luisitania tenemos un total de 370 niños.

Corregimiento Altavista: tenemos un total de 320 niños que hacen parte del programa.

Desde el convenio se han adelantado procesos de construcción de estrategias metodológicas y modelo de intervención con énfasis en la prevención y promoción de la garantía de derechos de los niños, las niñas, sus familias, la promoción de la educación desde el afecto y la neuroeducación, la alimentación consciente, procesos en los que se tejen las relaciones y se da respuesta a los lineamientos del programa Buen Comienzo desde la implementación de nuestra propuesta pedagógica Comfama.

Nuestra propuesta se fundamenta en la práctica de estrategias que abren el abanico de posibilidades para materializar lo que los niños y las niñas demandan a través de sus intereses, necesidades y potencialidades, reconociéndolos de este modo como sujetos gestores de su propio desarrollo. Comfama plantea una metodología por proyectos a los que se les incorpora las artes, los oficios, la literatura como eje transversal en las actividades del día a día, el juego como práctica cotidiana de ensamble en el orden orgánico de sistemas vivientes con ritmos, rutinas y rituales que favorecen la formación de la consciencia, la libertad, la felicidad, la determinación y la voluntad.

Las estrategias se desarrollan a través de ritmos, rutinas y rituales, desde las proyecciones tenemos en cuenta la integración de las rutinas diarias

  • Ritual de apertura: es el momento de encuentro de los niños y niñas, agentes educativos, familias y otras personas significativas al llegar al jardín. 

  • Ritual de encuentro: convocamos a la reflexión, la participación, el encuentro con el ser y con el otro a través de círculos de conversación y símbolos de conexión, disponemos el espacio para que los niños y niñas se encuentren al inicio del día y participen de experiencias relacionadas con el saludo, estado de ánimo, indagar las vivencias previas a la llegada, ubicación espacio temporal, asistencia, agenda, noticia, compromisos, estado del tiempo, motivación para los momentos de alimentación, rondas, canciones, entre otras. 

  • Soy feliz jugando: Los niños disfrutan de la manifestación libre de la autonomía en compañía de los agentes educativos, se dispone material didáctico variado para que elijan libremente y construyan sus juegos ya sea de forma individual o colectiva. 

  • Fiesta de la lectura: Posibilitamos el desarrollo de los lenguajes, las posibilidades expresivas, comunicativas y creativas de los niños y niñas, se estimula el hábito lector. 

  • Espacios mágicos: Los niños participan de experiencias en los diferentes espacios, huerta, chorritos, parque infantil, gimnasio y arenero u otros de acuerdo con las posibilidades de cada jardín. 

  • Ritual de despedida: Es el momento para recordar lo sucedido en el día y conectar con el mañana, se recoge la valoración, reflexión, acuerdos, aciertos, desaciertos y compromisos. Se realiza de manera simbólica desde el contacto visual, físico, utilizando diferentes movimientos, mudras, sonidos onomatopéyicos, escuchar sonidos externos, el silencio, estiramientos, equilibrio, respiración, espiritualidad, conexión con el ser entre otros, además de canciones, rondas que despiden y dan cuenta que es el momento de transitar a casa. 

  • Asamblea de convivencia y participación: ritual que permite el acercamiento con los valores humanos, la vivencia del reconocimiento de sí mismo y del otro y conocer sus derechos, deberes, responsabilidades acordes al ciclo de vida.

Experiencias para compartir en familia

Las familias son nuestras aliadas en la educación de los niños, en una participación coherente y activa que hacen seguimiento en los hogares a las experiencias de aprendizaje que el niño vive en el jardín o el preescolar.

La familia es el primer entorno que como individuos vivimos, es en ella donde aprendemos los diferentes imaginarios sociales, las primeras comprensiones del mundo y como relacionarnos con él. Con la familia damos nuestros primeros pasos, y hablamos nuestras primeras palabras. Allí comprendemos esa emoción que llamamos amor y empezamos hacer de él una realidad. Así mismo gracias a todos sus integrantes vivimos muchas situaciones que nos ayudan a comprender la felicidad, el apoyo y la solidaridad.

Cada familia es un universo, lleno de misterios, preguntas, respuestas e historias de las cuales aprendemos, reímos, y conversamos.

En Comfama consideramos la familia como la fuente de las potencialidades y de las herramientas individuales para la construcción de la sociedad, y en esa medida reconocemos la importancia de generar estrategias que apunten al fortalecimiento y valoración de estas, desde las diferentes dimensiones: salud, nutrición, recreación, bienestar mental, seguridad económica, entre otras, para generar activos resilientes y pontencializadores de la realidad familiar.

Compartimos experiencias como:

  • Conexiones inspiradoras: Encuentros de conversación entre familias, para compartir saberes.

  • Conversaciones transformadoras:  Conversaciones telefónicas con las familias de retos transformadores y educadores, orientación y seguimiento psicosocial a casos individuales.

  • Reimaginar la Nutrición: Acompañamos desde el componente de nutrición, apuntando que las familias transformen sus prácticas hacia una nutrición consciente, en la que se evalúen, valoren y consideren las posibilidades de cada grupo familiar, a través de Recetas conscientes, Cocina creativa entre otras