Sueños disruptivos

Sueños disruptivos

Era un día de febrero y a la Institución Educativa Jesús Rey llegó un equipo de colaboradores de Comfama invitando a los estudiantes a participar en un proyecto: Disruptores Lab. No lo conocían, las expectativas eran altas y la primera actividad consistía en crear el modelo de una empresa innovadora, luego, debían diligenciar una encuesta que le permitiría a los facilitadores reconocer el talento de los jóvenes participantes.

En el público estaba Andrea Calle, estudiante de décimo grado y quien creó una empresa de tecnología que consistía en una aplicación móvil que brindaba asesoría psicosocial a jóvenes en situación de vulnerabilidad. Respondió la encuesta y a los pocos días la contactaron para informarle que había sido seleccionada para participar en este programa. Andrea se convertía en una joven disruptora. 

Vive en Robledo Bello Horizonte. Su madre es ama de casa y su padre, profesor. Andrea pasa sus días estudiando, además de cursar las materias del colegio, está haciendo una media técnica en el SENA en programación de software, lee y escribe y constantemente se reúne de manera virtual con su parche disruptor. 

Disruptores Lab es un programa operado por Comfama en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo, que busca encontrar jóvenes de Medellín con talento excepcional, a través de la aplicación de una encuesta Gallup y por medio de mentorías personalizadas en diferentes áreas del conocimiento. 

Andrea ya hace parte del programa y aunque los encuentros en un principio habían sido pensados para ser presenciales, debido a la situación actual, todas las jornadas migraron a la virtualidad. Esto no ha sido impedimento para hacer nuevos amigos y las sesiones son tan dinámicas que hace poco su mamá, un poco preocupada, le preguntó por qué estaba hablando tanto por el computador y no estudiando. 

Andrea quiere estudiar Ingeniería de Sistemas o Ingeniería de Diseño de Producto, también le gusta la política por lo que no descarta un pregrado relacionado con el tema. Ella considera que su talento excepcional es la forma como enseña y comparte todo su conocimiento, siempre está al servicio de los demás y cuando alguien no comprende algo, siempre busca la forma de explicarle. 

“Ser disruptora es desear cambiar todas aquellas reglas que se han establecido en la sociedad y buscar una nueva forma de hacer las cosas. Es mostrar al mundo algo diferente, ser innovadora, romper el molde y dejar una huella que aporte a todos”, explica Andrea. 

Andrea moldea su entorno, con este tipo de iniciativas quiere tener las bases para cumplir sus objetivos. Sueña con ser una profesional consciente del servicio a los demás. La solidaridad es una cualidad que la caracteriza y que pone en práctica para transformar la sociedad.