Cerámica de El Carmen de Viboral: en búsqueda de nuestras raíces

Cerámica de El Carmen de Viboral: en búsqueda de nuestras raíces
Te demoras 0 minutos leyendo esta noticia

Decoradora de loza es tu pinta majestuosa, más de un siglo cultivando esta herencia prodigiosa.

Con tus colores sagrados mujer das esplendor al tazón con primaveras y capullos nace el sueño de El Carmen en un jarrón.

Fragmento del canto ‘La decoradora’ del grupo musical Nybram de El Carmen de Viboral.


La cerámica de El Carmen de Viboral se ha convertido en un referente artístico y cultural en Antioquia, en Colombia y en el mundo. Por eso, en días pasados el Ministerio de Cultura aprobó su postulación en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación, un paso que fue celebrado por los ceramistas de la región, quienes esperan que el proceso culmine exitosamente con la inclusión de la cerámica dentro de esta Lista Representativa en la que se encuentran expresiones artísticas como el Carnaval de blancos y negros y los cantos tradicionales del Pacífico.

En Comfama también celebramos este importante paso, por ello, traemos la historia de Brigit Gómez Franco, para quien la cerámica de este municipio antioqueño se ha convertido en su proyecto de vida desde hace más de 10 años. Brigit describe su labor como una magia que la enamora día a día y que la motiva a levantarse cada mañana para tomar un trozo de arcilla y crear una obra con sus manos y su corazón. También dice que la interacción con el barro y la arcilla termina siendo una metáfora de la vida misma y de cómo nos relacionamos los seres humanos con el entorno, la tierra que habitamos y las posibilidades que esta nos brinda.

Todo el proceso, desde la rueda que gira constantemente hasta la forma en la que se va moldeando la figura, contiene una concentración de energía y de vitalidad que hace parte de la esencia de cada una de las obras que elaboro.

El estilo de esta joven ceramista está arraigado a la ruralidad; la naturaleza y el campo son  su fuente de inspiración. Su familia es campesina y siempre ha tenido un contacto muy estrecho con la tierra, aunque confiesa que ni ella ni su familia habían tenido una relación cercana con la cerámica. Solo recuerda que cuando era niña tomaba pedazos de arcilla que encontraba en el piso y les ponía cal encima para evocar figuras de pasteles, pero todo como un juego de niños; tiempo después esa arcilla se convertiría en la materia prima de su proyecto de vida.

Cuando terminó el colegio, Brigit decidió estudiar Tecnología en artesanías en la Universidad de Antioquia, y gracias a estos estudios empezó a dimensionar todas las posibilidades creativas que le ofrecía la cerámica.

Además, mientras estudiaba, obtuvo un empleo en Cerámicas Rampini, de origen italiano. “Este lugar se convirtió en una escuela, en donde pude fortalecer mis destrezas manuales,  aprendí sobre el mundo del color, los pigmentos, a formular esmaltes, y a intervenir una pieza con diversos diseños. Fue un mundo mágico porque todo era nuevo para mí”, cuenta Brigit.

Grietas Taller

Brigit tenía claro que quería abrir su propio taller para poder explorar otro tipo de técnicas. Por eso, en 2014 empezó a estructurar su negocio ‘Grietas Taller’ cuyo nombre, asegura ella, obedece a esa propiedad intrínseca que tiene la arcilla como materia viva que está en constante movimiento, que se transforma, que se contrae, que se dilata y que se adapta a lo que el creador quiere hacer. “Es un material que ha servido de puente para hacer tangible lo que siento, para traer a este plano todo lo que hay en mi imaginación”.

En Grietas Taller, Brigit elabora piezas de uso cotidiano, que puedan estar en los hogares de muchas personas con elementos identitarios que hablan de su territorio, del pueblo que habita y del entorno que la rodea, desde la exploración de otro tipo de técnicas que también hablan de lo que es El Carmen de Viboral, con un lenguaje propio que Brigit impregna en cada una de sus creaciones.

Cada objeto que laboro está contenido de historias de amor, energía, emociones. Mis procesos creativos obedecen a mis estados anímicos y a lo que quiero manifestar a través de lo que hago

Brigit confía en que Grietas Taller seguirá siendo un espacio en expansión a nivel creativo,  en donde la cerámica se convierte en un medio para transmitir y manifestar la vivacidad del poder transformador a partir de un material. También espera poder seguir fortaleciendo y transmitiendo esta tradición a través de la investigación y la interacción directa con este oficio, que para ella es un puente maravilloso en esa búsqueda de nuestras raíces.