Mindfulness: la experiencia de vivir el aquí y el ahora

Mindfulness: la experiencia de vivir el aquí y el ahora
Te demoras 0 minutos leyendo esta noticia

Una de las técnicas más eficientes para reimaginar el futuro es el mindfulness. Surgió hace 2500 años entre Nepal y la India. Sus principales componentes son la atención y la aceptación, como una forma para entrenar la mente en el presente, aceptando las emociones de forma consciente. ¿Quieres vivir en armonía? ¿Te gustaría experimentar la vida desde la serenidad? ¿Quieres avanzar en tu desarrollo personal, físico y psicológico? A través de la experiencia fascinante que te ofrece la práctica de mindfulness podrás adquirir un estilo de vida, enfocado en percibir de forma consciente los pensamientos, sentimientos, situaciones y sensaciones del cuerpo. Si tu cabeza está en varias actividades al tiempo y tu productividad pierde efectividad, esta técnica de la cultura oriental te servirá a canalizar tus emociones en cualquier momento o lugar. El mindfulness invita a disfrutar de un modo sencillo las diferentes actividades de la cotidianidad como: • Ejercitarse. • Trabajar. • Comer. • Leer. Así, lograrás mantener tu atención, conectando el cuerpo, la mente y el espíritu.

Beneficios del mindfulness

Estudios han demostrado que tan solo en 8 semanas de práctica podrías apreciar cambios en tu cerebro, en áreas relacionadas con la memoria, autoconciencia, empatía y estrés. 1. Ayuda a controlar el estrés y la ansiedad. 2. Reduce las emociones negativas y previene la depresión. 3. Ayuda a la concentración. 4. Incrementa la compasión, que es la capacidad de ponerse en el lugar del otro entendiendo su sufrimiento. 5. Mejora las relaciones interpersonales. 6. Mejora la adaptabilidad. 7. Aumenta la resiliencia (capacidad de sobreponerse a la adversidad). 8. Desarrolla la inteligencia emocional. 9. Favorece la creatividad.

¿Quiénes pueden practicar mindfulness?

Estos ejercicios consisten en fijar la atención en la acción de respirar y el proceso de inhalar y exhalar; por lo tanto, cada miembro de la familia puede incorporarlo a su rutina diaria, hasta convertirlo un hábito saludable. El tiempo recomendado para esta practica es alrededor de 30 minutos diarios para iniciar y lo ideal para llevarlo a cabo es cerrar los ojos, disponer de un espacio cómodo para acostarse y realizar recorridos corporales y mentales siempre conscientes. Los fundamentos en los que está basado el mindfulness son: 1. No juzgar. 2. Paciencia. 3. Mente de principiante (no hablar desde lo que no se conoce). 4. Confianza. 5. No esfuerzo. 6. Aceptación (agradecer las cosas como son, sin intentar cambiarlas). 7. Dejar ir. 8. Ser y estar (vivir el ahora, el presente).