Principal Contáctenos
 
Comfama Gerencia Social
Herraminetas  
Opciones
 
Gerencia Social
 

La sostenibilidad como camino a la felicidad

En el documento presentado por Jeffrey Sachs denominado “World happiness report”, se hace una interesante correlación entre la búsqueda de la felicidad con el desarrollo sostenible, al entender la felicidad en términos de bienestar humano, inclusión social y sostenibilidad ambiental, ejes del desarrollo sostenible.

Esta reflexión, de acuerdo con el autor, es para volver a pensar en las fuentes económicas del bienestar, en particular en los países de mayores ingresos, dado que una vez superado los problemas de pobreza, se siguen preguntas tales como: “¿qué viene después?, ¿Cuáles son loscaminos haciael bienestar?, ¿cuándo las necesidades económicas básicasya no son losprincipales motores del cambiosocial?,¿qué va aguiar a la humanidaden elAntropoceno: la publicidad, la sostenibilidad, la comunidad, o algo más?,¿cuál es elcamino a la felicidad?”.

En definitiva, el documento no pretende ser concluyente respecto a una definición única de felicidad, en razón que esta difiere de forma sistemática en todas las sociedades, a través del tiempo y la forma cómo se implementan las políticas públicas.


En los ejes del desarrollo sostenible, la inclusión social se circunscribe dentro del compromiso de todas las sociedades con el acceso a la tecnología, el progreso económico, y el buen gobierno, acogiendo tanto a mujeres como hombres, grupos minoritarios, es decir, la mayoría. Puesto que la felicidad no debe ser de dominio exclusivo de un grupo. El objetivo debe ser la felicidad para todos.

Por su parte, el eje bienestar humano está determinado por diferentes factores: externos, personales, genéticos y ambientales. Entre los factores externos se determinan el ingreso, trabajo, la comunidad y el gobierno, los valores y la religión. En los personales se consideran la salud mental, la salud física, la familia, la educación, el sexo y la edad.

En el análisis realizado por Sachs de bienestar humano, se halla la categoría empleo, que está determinada por la calidad, dado que el hecho de poseerlo no es garantía de bienestar, a causa de que este factor presenta componentes complementarios al salario y las horas laboradas. En las encuestas a nivel internacional las características más importantes del empleo son: altos ingresos, horario de trabajo flexible, buenas oportunidades para el progreso, la seguridad laboral, trabajo interesante, trabajo independiente, principalmente.

Como ilustración, el 20% de los encuestados en países de la OCDE dicen que tener un ingreso alto es importante, al igual que horarios flexibles y oportunidades de ascenso. Sin embargo, alrededor de un 60% prepondera la seguridad laboral en muy importante, con cifras similares como las otorgadas a un trabajo interesante (50%) y la autonomía (30%). En consecuencia, cualquier evaluación basada exclusivamente en los ingresos y horas laboradas omite muchas de las características clave que valoran los trabajadores.

En suma, la tasa de empleo ocupa un lugar relevante entre los objetivos de crecimiento a largo plazo, en razón que en tiempos de crisis el desempleo masivo afecta a la sociedad, reduciendo la felicidad de las personas, incluso a quienes tienen trabajo por el temor de perderlo. En condiciones de alto desempleo, las políticas activas del mercado de trabajo deben ser una prioridad.

La conclusión de Sachs es que la igualdad es deseable por dos razones: “En primer lugar el valor de un ingreso extra es mayor para los pobres que los ricos. Y en segundo lugar, una mayor igualdad puede estar asociada con una reducción de las tensiones sociales, sobre todo cuando la desigualdad es percibida como injusta”. Por supuesto, las probabilidades de mayor igualdad se acrecientan en contextos de respeto mutuo y solidaridad.

Asimismo, el autor señala que a pesar de que la meta en la mayoría de países se enfoca en el PIB, la primera lección de la investigación sobre la felicidad es que el PIB es una meta valiosa, pero que otras variables asociadas a la calidad de vida también importan mucho. Al respecto, en el documento se resalta que la meta del PIB no puede ser tan dominante que se descuiden: la estabilidad económica, la cohesión de la comunidad, la pérdida de lugar de las personas dentro de la economía, las normas éticas y el medio ambiente.

Así, las diferentes percepciones sobre la felicidad varían de acuerdo al contexto, en los países de mayores ingresos se asocia más con el PIB, en cambio en los países en desarrollo la felicidad varía más con la calidad de las relaciones humanas que con el ingreso.

En el terreno de las dimensiones del desarrollo sostenible, el PIB no puede ser un argumento en contra de la protección del medio ambiente, debido a que el crecimiento económico debe ser ambiental y socialmente sostenible.

En síntesis, el debate alrededor del medio ambiente propende por el cambio del paradigma de medición del bienestar a través del PIB a las consideraciones de la calidad de vida, objetivo que será alcanzado de acuerdo al grado de cohesión de una sociedad. En derivación, “las personas obtienen la felicidad cuando trabajan juntos por un propósito superior. No puede existir propósito superior al de promover el equilibrio ambiental de la Tierra, el bienestar de las generaciones futuras, la supervivencia y la prosperidad de todas las especies”. De acuerdo al documento, la sostenibilidad es el fundamento y el único camino posible para alcanzar la igualdad y la prosperidad.

Ver documento completo

 



 Nos interesa su opinión, califique este artículo de:
  1 (De ningún interés) a 5 (Muy interesante).

5 4 3 2 1
Escriba sus comentarios
Si tiene alguna inquietud adicional haga clic aquí para contactarnos.



 


 
 
  Política de protección de datos Sepador Términos de uso del sitio  
Central LLamadas
Comfama es un sitio seguro. Vigilado AsoCajas  Pacto global
Este sitio funciona mejor con Internet Explorer 10 en adelante con vista de compatibilidad activada, Google Chrome y Firefox y en resolución 1024 x 768 px.
Derechos Reservados.