Principal Contáctenos
 
Comfama Gerencia Social
Herraminetas  
Opciones
 
Gerencia Social
 

A propósito de la desigualdad en las economías emergentes

En el contexto actual de crisis, los países emergentes están jugando un papel representativo en el panorama mundial como señala el documento de la OCDE “Desigualdad en las economías emergentes”. Sin embargo, este grupo de países heterogéneos tienen un reto en común: la desigualdad. En este aspecto, Brasil, Indonesia y Argentina han registrado avances significativos en la reducción de la desigualdad en los últimos 20 años, a diferencia de China, India, Rusia y Sudáfrica que han aumentado.

Las principales fuentes de desigualdad se encuentran en el sector informal de la economía, las brechas en el acceso a la educación, las barreras para el empleo y el rol de las mujeres. Sin olvidar que las disparidades regionales integran otra fuente de desigualdad que involucra n aspectos geográficos, históricos e institucionales. Con respecto a esta situación, la desigualdad dentro de las áreas rurales y urbanas es mayor en Brasil y Sudáfrica, que en China, India e Indonesia.

Entre las soluciones a este flagelo, los países desarrollados han visto los sistemas fiscales como una forma de redistribución de la riqueza. No obstante, en las economías emergentes el desempeño de estos sistemas es inferior por la evasión y trabas administrativas,sumado a la insuficiente cobertura de los sistemas de protección social. Entre los países con mayor inversión social se cuenta con Brasil y Rusia, mientras que en China y la India la inversión es entre tres y cuatro veces inferior a la media de la OCDE.

Otra de las medidas que se requieren para reducir la desigualdad es la promoción de empleos formales; para tal fin, la OCDE sugiere trabajar en una política de cuatro áreas orientada a: 1) incrementar los incentivos para la formalización; 2) dirigir las disposiciones de la asistencia social a los más necesitados, y 3) difundir los beneficios de la educación, y 4) tomar medidas para financiar un mayor gasto social en el futuro.

Igualmente, otras políticas encaminadas a mejorar el entorno empresarial son: la regulación del mercado de productos, desarrollo de infraestructura, cuidado de la salud y las reformas de la administración pública.

El tema de informalidad es común en las economías emergentes, aunque no se cuenta con una definición unificada, se asocia con empleos poco calificados, que representan gran parte de la oferta del mercado laboral. Este fenómeno se acentúa en mayor medida en India e Indonesia, donde una proporción significativa de empleados quedan por fuera de los regímenes de protección social.

Como eje transversal a las fuentes de desigualdad se halla el sistema educativo, a pesar de los avances en su prestación en la etapa primaria, aún en los países emergentes existen dificultades en la educación secundaria, afectando a los jóvenes de zonas rurales y a las niñas a quienes asignan tareas del hogar, comprometiendo su futuro con el aumento de brechas de género, educativa y laboral.

Como resultado del bajo nivel educativo, la informalidad y la discriminación se amplían las brechas en los ingresos. Por ejemplo, en Indonesia, Brasil y China, los ingresos en el decil superior fueron en el último decenio de 2000 entre cinco y seis veces más altos que los del decil más bajo. Por su parte, en Sudáfrica, la diferencia era en más de veinte veces. En tanto, en la India es doce veces mayor, mostrando que su retroceso en equidad ha significado la duplicación de la brecha desde la década del 90.

En definitiva, los retos en materia de política contra la desigualdad están encaminados a la creación de más y mejores empleos, como ejemplo la OCDE resalta el trabajo de Brasil y Chile. Brasil mediante una estructura institucionalque combina cuentas individuales de indemnización por despido, implementada a través del Fondo de Garantía por tiempo de servicios (Fondo de Garantía po Tempo de Servico, FGTS), y un sistema de seguro público de desempleo (Seguro Desemprego). En lo concerniente a Chile, se ha logrado resaltar el carácter híbrido de sus cuentas individuales de ahorro por desempleo, que mezclan el seguro de desempleo y la indemnización por despido. Este esquema combina cuentas obligatorias de ahorro individuales para el desempleo con la interfaz de usuario para garantizar el apoyo durante un periodo limitado, cualquier ahorro sobrante tras la jubilación, puede convertirse en una pensión o retirada en su totalidad.


Dentro de esta política de mejores empleos se propende por garantizar un salario justo a los trabajadores menos cualificados, reduciendo la dispersión laboral e impulsando la demanda agregada vía consumo. Sin embargo, el documento resalta que debe establecerse un equilibrio en el salario mínimo, cuando este es muy alto con respecto al salario medio, puede desincentivar la contratación de los trabajadores menos capacitados y fomentaría el empleo informal, por el contrario, si el mínimo es muy bajo no cumpliría sus objetivos de garantizar unos estándares mínimos de calidad de vida.

Asimismo, se plantean los programas de transferencias en efectivo en apoyo a la población más vulnerable, conocidos como transferencias monetarias condicionadas, las cuales en el cumplimiento de otros objetivos a largo plazo de desarrollo han contribuido a aumentar las tasas de escolarización y mejorar los resultados educativos y de salud, entre los programas a destacar la OCDE señala Bolsa Familia en Brasil, Dibao en China y la Beca de Manutención de Niños de Suráfrica.

En soporte a las políticas de empleo se halla el programa de obras públicas que tiene como fin emplear a los trabajadores menos calificados de forma temporalen proyectos que no solo mejoran la infraestructura de un país, a través de la construcción y mantenimiento de carreteras, obras de drenaje, mantenimiento de edificios públicos, sino del aumento de la competitividad.

Finalmente, en el desarrollo de un sistema de protección social integrado, se señala que una prioridad esencial sería ampliar la cobertura del sector formal con el fin de mejorar la capacidad distributiva del sistema tributario. Para ello sería necesario un énfasis especial en la mejora de la recaudación; igualmente, se podrán apoyar otras iniciativas como la simplificación tributaria para fomentar el cumplimiento voluntario de los contribuyentes y fomentar la transparencia para luchar contra la corrupción.

Ver texto

 



 Nos interesa su opinión, califique este artículo de:
  1 (De ningún interés) a 5 (Muy interesante).

5 4 3 2 1
Escriba sus comentarios
Si tiene alguna inquietud adicional haga clic aquí para contactarnos.



 


 
 
  Política de protección de datos Sepador Términos de uso del sitio  
Central LLamadas
Comfama es un sitio seguro. Vigilado AsoCajas  Pacto global
Este sitio funciona mejor con Internet Explorer 10 en adelante con vista de compatibilidad activada, Google Chrome y Firefox y en resolución 1024 x 768 px.
Derechos Reservados.